Desde 1990 enseñamos las condiciones y hábitos biológicos, psicológicos y energéticos para lograr
una vida sana y feliz aumentando el poder autocurativo del cuerpo, mente y espíritu

HISTORIA DEL
H I G I E N I S M O
[volver página principal Higienismo]

91.000 Bytes Foto Arboles Higea

HISTORIA DEL HIGIENISMO 1ª PARTE
de los libros "Visión Higienista de la salud y enfermedad"
y "El mito de la enfermedad"
de José Manuel Casado Sierra

El Higienismo, en realidad proviene de tiempos remotos, desde la existencia del ser Humano, ya que forma parte de las Leyes Biológicas y Cósmicas inherentes a cada partícula, a cada organismo, a cada ser vivo.

Cuando oí por primera vez la palabra Higienismo o higiene natural pensé que me iban a informar de las normas básicas del aseo corporal y los productos necesarios para tal fin. Me equivoqué. La palabra natural alude a un proceso no obstaculizado por fuerzas artificiales. La palabra higiene significa limpieza y viene de la palabra griega higía que en mitología es una de las hijas del dios Asclepio.

Asclepio es el héroe y el dios de la Medicina. Fue confiado , por su padre Apolo, al centauro Quirón, quien le enseñó la medicina. El culto a Asclepio se estableció principalmente en Epidauro, donde se desarrolló una verdadera escuela de medicina. Este arte era practicado por sus descendientes o también llamados Asclepíadas. Entre ellos el más célebre fue el famoso médico griego Hipócrates considerado el padre de la Medicina.

Los atributos ordinarios de Asclepio eran serpientes enrolladas en un bastón y también piñas y coronas de laurel. Por eso, a su hija Higía, considerada como la diosa de la salud, se la representa con una rama de uvas en una mano y una corona de laurel.
Fuente Imagen

La Higiene Natural se trata de una disciplina cuya historia se remonta a la antigua Grecia con Hipócrates, cuatrocientos años antes de Cristo. Hipócrates estudió en Egipto y la India. Enseñaba que, sobre todo, hay que dar al organismo la posibilidad de defenderse porque la naturaleza sabe elaborar sus propias defensas y que si existe desorden en una parte del cuerpo, todo el organismo se encuentra perturbado por lo que es necesario restablecer la armonía general, y parte afectada será curada por el propio cuerpo. Aconsejaba a sus pacientes y alumnos medios naturales como baños, exposición al sol, reposo, ayuno, purificación, alimentación natural, etc.

Hipócrates es considerado el padre de la Medicina, sin embargo, la mayoría de los médicos convencionales de hoy en día se han alejado tanto, tanto, de lo natural que consideran los consejos sabios y sanos de este célebre e inmortal médico griego, ¡ absurdos e irresponsables!¡Y eso que es el Padre de su Medicina!¡Si Hipócrates levantara la cabeza le daría un infarto!

Por aquellos tiempos, el sabio filósofo griego Platón, 428-347 a. C., también tenía pensamientos higienistas:

"Si interrumpimos la determinada duración de las enfermedades, si intervenimos con medicamentos irritantes, entonces ocurre que las enfermedades de poca importancia se convierten en enfermedades graves y que su número, al principio pequeño, se vuelve muy grande."

El Higienismo, también llamado Higiene Natural, tuvo su despertar en el año 1822 cuando el doctor Isaac Jennings, que tenía una consulta médica en Derby, Connecticut, (EE.UU.), perdió toda esperanza en los fármacos. Durante su dilatada carrera profesional como médico observó con dolor como sus pacientes empeoraban con los fármacos que les suministraba. Muchos de estos pacientes se convertían en enfermos crónicos, mientras que otros llegaban incluso a morir. Su anhelo por ayudar a sus prójimos era verdaderamente incomiable.

El doctor Jennings observó que los médicos, al envejecer, recetaban menos fármacos. Hizo igual que sus compañeros y descubrió como la disminución de fármacos coincidía perfectamente con la mejoría de los pacientes. A partir de ese momento cesó de recetar medicamentos, una decisión que dio como resultados verdaderos milagros.

Cuando los pacientes llegaban con problemas a la consulta del doctor Jennings, éste les repartía píldoras de colores y agua tintada, junto a unas estrictas instrucciones para su uso, al igual que hacían sus compañeros con los fármacos. Sin embargo, existía una pequeña diferencia, ya que en el caso del doctor Jennings, su receta fue la de lanzar al mundo un gran movimiento en pos de la salud y una ciencia que se encontraba en sus inicios. En 1822, a la edad de treinta y cuatro años, entregó a sus pacientes placebos y les indicó que los tomara con un vaso de agua a unas horas específicas del día. Sus indicaciones decían que no podían tomar ningún alimento, puesto que si lo hacían, las píldoras no funcionarían. Les pidió que lo hicieran durante unos días y que pasado este tiempo volvieran para someterse a una revisión. Una vez que el doctor realizaba su revisión a los pacientes, éstos podían terminar sus régimen, o bien continuar durante «algunos días más».

Con la nueva estrategia iniciada por el doctor Jennings, sus pacientes comenzaron a mejorar. Mientras que éstos se recuperaban y prosperaban, los pacientes de los otros médicos iban llenando los nichos de los cementerios. Los enfermos comenzaron a acudir a él desde todos los lugares.

El éxito que consiguió el doctor Jennings a través de sus sistema de «no medicación» sorprendió por igual a sus pacientes, a sus colegas y a sí mismo. De forma inteligente, no reveló sus «secretos», sino que comenzó a buscar las bases que lo habían hecho posible. Denominó a sus tratamientos el método de «no hacer nada», mientras que confesó que se basaba en la administración de unas píldoras cuya composición era desconocida. Llegaron a considerarse como pastillas con mágicos poderes curativos....

...seguir leyendo en la próxima página....

[volver a la página principal]

Centro y Editorial HIGEA
"Viviendo en Armonía con la Naturaleza"
c/ Los Residenciales, 13-5ºD
28770- Colmenar Viejo (Madrid)
Tel.: 918461176
Por e-mail






Copyright 1997-2017 Higea.org . Todos los derechos reservados.